En la actualidad existen varios tipos de chapas planas, fabricadas en China a partir de bambú, y Biooply es la combinación de productividad y economía, con sostenibilidad.

El elemento clave en la estructura de el biocompuesto es la MVA - Manta Vegetal de la Amazonia - semi-elaborado material hecho de fibras naturales de la Amazonia, que ya está siendo utilizada a gran escala por la industria del automóvil. Por ser bipartido, el proceso es más eficiente y productivo. Es decir: por un lado recibimos el 3-ply de bambú pre-prensado, y por otro las láminas de bambú de acabado, en ambas las fases del 3-ply son pre-prensadas en la MVA.

Biooply reúne las partes pre-prensada en el proceso central, las transformando en el material final con siete capas.

Lo que hace el proceso más económico, sin embargo, es la velocidad de la producción por ser bipartida y principalmente por el ahorro de economizarnos dos camadas de bambú en cada chapa. El resultado final es un material mucho más liviano que los convencionales del mercado.